Entradas

¿Realmente necesitamos nuevas versiones de Android ahora mismo?

Android P, imagen destacada

Hace unos días nos hacíamos eco en Andro4all del último informe de distribución del sistema operativo Android y, como siempre nos suele pasar, nos sentó como una jarra de agua fría. Android Oreo sigue a la cola de todas las demás versiones del sistema operativo de Google, hasta el punto de que, en la actualidad, hay más smartphones con Android Jelly Bean que con Android 8.1 Oreo. Los datos son demoledores y demuestran una realidad: no necesitamos nuevas versiones de Android, al menos ahora mismo.

Android 8.1 Oreo fue lanzado de forma oficial el 5 de diciembre de 2017, y la primera versión de desarrolladores de Android P el 5 de marzo de 2018. Tres meses, ni más ni menos. Google se empeñó en lanzar la Developer Preview de Android P, que sí, que funciona muy bien y que es un gustazo usarla, pero era de todo menos necesaria. Sobre todo teniendo en cuenta que, a día de hoy, el 95% de los smartphones Android están desactualizados. Y eso es un problema.

El lanzamiento de Android P significa que, con total seguridad, los topes de gama que se lanzarán en la segunda mitad del año tendrán que venir con esta versión, y los que no lo hagan serán criticados por ello (sin razón alguna). Lo que Google está haciendo lanzando tantas versiones de Android es frenar la penetración de su propio sistema operativo, cuando lo que debería hacer es dejarse de Android P, Q, R y S y apoyar a los fabricantes para que consigan actualizar sus terminales. Aquí encontramos dos problemas:

  1. Las capas de personalización (algo que en teoría se debería solucionar con Project Treble, pero mejor esperar sentados).
  2. La enorme cantidad de dispositivos que hay en el mercado (algo que es absurdo se mire por donde se mire).

Esto genera dos consecuencias: 1) que los fabricantes vayan dejando un rastro de cadáveres de dispositivos sin actualizar conforme sacan nuevos modelos y 2) a raíz de de la anterior, que la fragmentación siga aumentando con el paso del tiempo. Es la pescadilla que se muerde la cola.

No necesitamos más versiones de Android, no son necesarias, no satisfacen ninguna necesidad del usuario y lo único que hacen es impedir que móviles más antiguos puedan actualizarse. Hay quien dirá que “es el mercado”, “que es el precio a pagar por tener un gama alta nuevo cada año” y que “las marcas tienen que ganar dinero y deben sacrificar modelos antiguos, porque sino nadie compraría los nuevos”. Puede que nos les falte razón, aunque yo prefiero pensar en que, en realidad, no es necesario un gama alta nuevo cada año, ni una versión nueva, ni más funciones. Es necesario que lo que ya hay llegue a todo el mundo.

Lo que Google ha hecho con Android P es añadir más presión al cuello de botella ya existente. Android es una carretera de nueve carriles (una por versión) que acaba convergiendo en una (Android 8.1 Oreo). Lo que Google está haciendo con Android P es añadir un carril más a los 9 existentes, cuando lo que debería hacer es aumentar el tamaño de la carretera final para que todo el mundo quepa. Pero seguramente interese más que el próximo móvil de más de mil euros se venda más rápido que unas gominolas a la salida de un colegio.

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal.

Sobre cómo WhatsApp está diseñada para que estés enganchado a ella todo el día

WhatsApp destacada 700x500

Posiblemente no te hayas dado cuenta, pero pasas más tiempo del que crees mirando la pantalla de tu móvil. La prueba más evidente de esto es el tiempo de pantalla activa que puedes consultar en los ajustes de tu dispositivo. Muchas veces nos alegramos cuando conseguimos ocho horas de pantalla activa, sin darnos cuenta de que eso significa un 30% de nuestro día. Cuando consigues que la batería de tu móvil aguante ocho horas encendidas, lo que en realidad has conseguido es pasar un tercio de tu día mirando una pantalla.

Lo más interesante es que, en realidad, no es del todo culpa tuya. Los smartphones, las aplicaciones, el propio ecosistema móvil están diseñados para mantenerte enganchado a él. Todo ello sin que te des cuenta. La adicción a los smartphones es una realidad, y el 45% de los jóvenes españoles de entre 18 y 24 años se consideran adictos. En este artículo conocerás cómo funciona este “poder de atracción” y cómo todos esos pequeños estímulos que recibes sin ser consciente consiguen mantenerte pegado al móvil.

Todo en tu móvil está pensado al milímetro para mantenerte enganchado

Facebook Messenger para Android

Para empezar, métete entre ceja y ceja este término: diseño persuasivo. Es una técnica de diseño que, en pocas palabras, es capaz de activar las zonas de tu cerebro encargadas de desarrollar hábitos y, por ende, crear adicciones. El ejemplo más evidente es el “Escribiendo…” de WhatsApp. Cuando ves ese texto, automáticamente tu cerebro genera una pequeña cantidad de estrés porque sabe que está esperando una respuesta que no sabe cuándo llegará y cómo será.

¿Cómo es esto posible? Los tres puntitos que aparecen en Facebook Messenger cuando alguien te está escribiendo, o el “Escribiendo…” de WhatsApp estimulan lo que se conoce como FOMO (Fear of Missing Out o “Miedo a perderse algo”). Lo que las apps hacen con este tipo de pequeños estímulos es aumentar la generación de dopamina y darte una recompensa, es darle un sentido a que te quedes mirando la pantalla. En el caso de WhatsApp es la recepción de una respuesta, pero puede ser desbloquear un cofre en Clash Royale o subir de nivel en PUBG.

En realidad es “muy básico”, y el perro de Pavlov es el mejor ejemplo. Iván Pavlov, un psicólogo ruso, hizo el siguiente experimento con su perro: ponía un metrónomo y le mostraba comida al animal hambriento, que babeaba ante esta. Repitió el experimento a lo largo de varias semanas, hasta el punto de que el perro empezó a babear cada vez que oía el metrónomo, aunque no hubiese comida. ¿Por qué? Porque había establecido un nexo causal entre el sonido del metrónomo y la recepción de comida. Nosotros hacemos lo mismo con las respuestas en WhatsApp.

“Desliza hacia abajo para actualizar”

Xiaomi redmi 5 plus twitter logo

Este es otro gesto que todos tenemos muy asimilado y que, además, hacemos de forma inconsciente. Cuando estás en Instagram, haces scroll mirando más y más fotos o vídeos que nunca acaban, hasta que te aburres. Entonces solo tienes que volver arriba, deslizar y, ¡boom!, más fotos y vídeos. Esto parece nimio, pero es una forma de recompensa como lo es una respuesta en WhatsApp.

Twitter, Instagram o Facebook funcionan exactamente así. Te mantienen enganchado porque sabes que solo tienes que deslizar hacia abajo para obtener más contenido. Esta acción es fácil, sencilla, intuitiva y también genera dopamina. Piénsalo la próxima vez que deslices para actualizar en tu Instagram, ¿por qué lo has hecho? ¿Qué esperabas conseguir? Facebook tiene la respuesta, y la usa para mantenerte ahí donde estás.

Tu dosis diaria de likes

Facebook Android 2

Esto también está más que estudiado, y de hecho lo hemos tratado más de una vez en Andro4all. El ser humano es un ser social, y necesita sentirse parte de un grupo mayor. ¿Adivinas cómo se consigue esto en redes sociales? Exactamente, con los likes, FAVs y retweets. Hemos establecido este tipo de interacciones como sinónimo de aprobación y aceptación. Si mi nuevo selfie tiene muchos likes significa que soy muy aceptado y que gusto, y vicevers. Los likes, tal y como ya habrás adivinado, también generan dopamina y, por tanto, pequeños picos de felicidad. Y eso engancha.

Cuantos más likes recibes, más fotos querrás subir y más likes querrás tener. De hecho, piénsalo por un momento: ¿quiénes son las personas más populares a día de hoy? Exacto, los que tienen más seguidores en Instagram, más comentarios, más likes. Son más aceptados que nosotros, y nosotros queremos ser aceptados, así que los imitamos. Y todo esto, amigo mío, ocurre sin que te des cuenta.

El símbolo rojo en las esquinas de los iconos tampoco es casualidad

Notificaciones Facebook

¿A qué asocias el color rojo? El rojo siempre ha sido el color de la pasión y el erotismo, pero nuestra sociedad ha hecho que el significado evolucione hasta convertirse en un color relacionado con las señales y con el peligro. ¿Por qué los simbolitos con un número en la esquinas de los iconos que indican que tenemos una notificación son rojos? Pues porque eso nos avisa de que algo pasa dentro, de que tenemos algo pendiente, y eso genera estrés.

Cuando vemos u oímos una notificación en el móvil o descubrimos un puntito que nos señala que tenemos algo pendiente, nuestro cerebro aumenta la producción de cortisol, la hormona culpable de generar estrés, y nos incita a “resolver ese asunto” para que la notificación o el puntito rojo desaparezcan. Así, sin darte cuenta, has vuelto a la aplicación.

Los juegos, más de lo mismo

Clash Royale juego adictivo

En la BBC ponen el ejemplo de FarmVille, el famoso simulador de granjas de Facebook, pero nosotros vamos a usar el de Clash of Clans. Cuando tienes una aldea y empiezas a crecer comienzas a recibir ataques. Estos destrozan tu aldea y te dejan sin recursos, además de mandarte una notificación al móvil para que sepas lo que ha pasado. Inmediatamente, pulsas dicho aviso, ves lo que los atacantes han hecho y te pones manos a la obra para reparar la aldea y recuperar tus recursos atacando.

Es solo un juego, dirás, y no te falta razón, pero el problema es que tú le estás dando valor. Para ti es importante, y eso en términos psicológicos se conoce como “Aversión a la pérdida” y “Falacia del costo hundido”. Dicho de otra forma, lo que tu cerebro piensa es que, habiendo jugado tanto y conseguido tantas cosas, debes seguir haciéndolo para no “desperdiciarlo”.

En conclusión

Como puedes ver, todos los estímulos que recibes en tu móvil, todos los pequeños detalles que hacen que uses más una app u otra, cada notificación, cada animación, todo, absolutamente todo, está estudiado al milímetro. Para concluir, quédate con esto: ¿no te has parado a pensar en que la mayoría de apps más adictivas son gratis y, por lo general, basan su modelo de negocio en mostrarte anuncios? ¿No crees que, cuánto más tiempo pases en un app, más anuncios verás y, por tanto, más dinero generarás? Ahí te lo dejo caer.

Fuentes: The Verge, Human Tech

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal.

3 claves del Motorola Moto G6 que queremos ver en los demás gama media

Motorola Moto G6

El nuevo Moto G6 acaba de ser presentado, la vuelta a la gama baja y media de Motorola se ha hecho esperar, aunque por fin tenemos a los sucesores de la popular saga. Lo cierto es que el móvil nos ha gustado bastante, y tiene ciertos aspectos en los que sus principales rivales deberían fijarse.

Hoy, te contamos las tres claves del Moto G6 que queremos ver en los demás móviles de su gama. Muy pocos -o ninguno- tienen estas características, así que vamos a contarte en qué nos hemos fijado para que nos guste tanto.

Lo que la gama media debe aprender el Moto G6

Lector de huellas en la parte frontal

Moto G6 Plus, azul

La inmensa mayoría de los rivales del Moto G6 tienen un lector de huellas ubicado en la parte trasera. Esta ubicación no nos desagrada, pero siempre agradecemos un lector de huellas situado en la parte frontal del dispositivo. Esto nos permite desbloquear el dispositivo aunque esté apoyado en cualquier superficie, algo que los que hacemos trabajo de oficina agradecemos enormemente.

Mirando la tendencia actual de mercado, encontramos que los dispositivos con un lector frontal son un rara avis, terminales difíciles de encontrar, por desgracia.

Un diseño con mucha personalidad

Motorola Moto G6, familia

Puede o no gustar -a nosotros nos encanta-, pero es innegable que el diseño de los nuevos Motorola es algo distinto a lo que estamos acostumbrados. Nos encontramos un cuerpo acabado en cristal y aluminio, una gran cámara circular que alberga dos sensores, y un frontal con unos marcos relativamente aprovechados, que no renuncia, como decíamos anteriormente, al lector de huellas frontal.

Agradecemos que Moto no se deje llevar por el iPhone X, y es que no encontramos notch ni reminiscencias de Apple en este terminal. Tan solo un diseño relativamente limpio y funcional, que enamorará a los fanáticos de la marca.

Una apuesta histórica por el software limpio

Moto G6 azul

Aunque Motorola ya no actualiza a un ritmo tan rápido, sigue siendo una de las pocas firmas que apuesta por Android prácticamente stock. Una ROM limpia, con añadidos útiles, que nos asegura un rendimiento decente durante unos cuantos años, a pesar de ser un terminal de gama media. Las ROMs personalizadas son el gran enemigo de la gama media, por lo que agradecemos que Motorola tenga claro que con el software no se juega, y que una ROM cercana a AOSP es la mejor opción.

Como puedes ver, los nuevos Motorola Moto G6 tienen una pinta increíble, por lo que esperamos ver pronto muchos de ellos por las calles.

Artículos relacionados

Encuéntralos al mejor precio en las mejores tiendas.

Motorola Moto G 2015 210,00 € COMPRAR
PVP 199 €

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal.

El sin sentido de formatear el móvil en 2018

Trasera del Google Pixel 2 XL en color negro

Android es un sistema abierto, gratuito y accesible para los desarrolladores. Bondades que permiten a los OEMs modificar al gusto el concepto que propone Google, algo que, en muchos casos, resta más que suma.

El problema a tratar hoy, sin embargo, va incluso más allá de las capas de personalización. Estamos en pleno 2018, y los reseteos de fábrica siguen siendo, en muchos casos, un imprescindible. Yendo incluso más allá, no nos referimos solo a Android, así que vamos ya, a contarte el porqué de nuestra queja, y a abrir el debate sobre si tiene sentido o no formatear el móvil en la época en la que vivimos.

Formatear el móvil sigue siendo algo necesario

LG V30s Gray

Como bien sabrás, cuando nuestro móvil tiene problemas de rendimiento o batería, siempre se recomienda un reset de fábrica. Este, elimina los archivos temporales y restos de aplicaciones que pueden estar interfiriendo en el rendimiento y autonomía de nuestros terminales, pero lo cierto es que estas inconsistencias pueden aparecer demasiado pronto.

En mi caso personal, salvo en el caso de mi actual Pixel, siempre he necesitado hacer reseteos de fábrica por temas de batería. De un día para otro, el 90% de las unidades que he probado han acabado dando problemas tras cierto tiempo, y solo un reset ha sido capaz de normalizar la situación.

No, no es solo un tema de Android

iPhone X Review

Algunos pensarán que monitorizo al extremo la autonomía de mis móviles, pero pienso que si me gasto 1.000 euros en un terminal, la batería debería mantenerse estable. Hace relativamente poco tiempo, estuve probando a fondo el iPhone 8 Plus, un móvil que precisamente destacaba por su buena autonomía.

En tan solo unos meses de uso empezó un fuerte drenaje de batería, y tras informarme encontré que el causante era un update vía OTA, tras el que se recomendaba un reseteo de fábrica para que funcionase bien. ¿Mil euros de teléfono y tengo que formatearlo porque le haya llegado una OTA?

Actualizaciones que perjudican más que mejoran

Actualizaciones Android

Precisamente, el tema de los updates es el que más incita -u obliga en algunos casos-, a formatear el móvil. No hablamos del salto a una versión mayor, en el que se entiende que por los propios grandes cambios en el sistema, es más que recomendable que todo se instale de forma limpia.

Hablamos de que, muchas OTAs, que contienen mejoras y correciones menores, hacen que el rendimiento y la autonomía de los móviles se resientan, algo que solo se soluciona con un reset de fábrica.

Esto va más allá, evidentemente, de los terminales de gama alta, y es que **ningún móvil debería verse perjudicado por el mero hecho de recibir un update menor.

Una costumbre que no debería serlo

Android 8 Oreo

He de admitir que estoy acostumbrado a los reseteos de fábrica pero, ¿y el resto de los usuarios? **¿Por qué están obligados a saber que su móvil con 1 solo año necesita un reseteo para funcionar como el primer día? ¿Formateamos nuestros ordenadores a menudo porque se ralentizan?

En Android estamos muy acostumbrados a hacer las cosas por nosotros mismos, a que si algo no funciona o no va bien podemos solucionarlo, pero aunque todo producto tenga su mantenimiento, hay límites que no deberíamos sobrepasar.

Y tú, ¿qué opinas sobre la necesidad de formatear nuestros teléfonos cada cierto tiempo?

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal.

¿A qué esperan las marcas de videojuegos para lanzar esto en Android?

Emulador GBC Android

Estoy seguro de que más de una persona estará conmigo cuando digo que ya no se hacen juegos como los de antes. En un mundo goberando por Clash Royale y PUBG parece que nadie recuerda a los grandes, a los reyes de reyes, a los juegos que marcaron la infancia de millones de personas a lo largo y ancho de todo el globo. Hablo de los juegos retro, de títulos como Pokémon Amarillo, Rojo, Azul o Plata, Golden Sun, Final Fantasy, Metroid Fusion, Super Mario Bros, etc. Juegos que, desgraciadamente, no podemos disfrutar en Android.

Bueno, miento. Sí que podemos disfrutarlos en Android, aunque debemos pasar por instalar un emulador de cada consola y descargar las ROMs desde páginas de terceros. Aquí podemos abrir un debate interesante sobre la legalidad o no legalidad de descargar este tipo de archivos, porque para qué vamos a engañarnos, aquí ninguno tiene “copias de seguridad de sus juegos de Game Boy”. Sea como sea, es un archivo pirata en la medida en que no estás pagando por él y estás violando la propiedad intelectual de una empresa.

Los emuladores no son ilegales, lo que es ilegal es descargar y usar las ROMs. Nintendo –principal exponente de consolas retro– es realmente severa con esto, afirmando que la emulación de juegos es una gran amenaza para la industria. Esto nos genera una pregunta, que es a la que quiero llegar con este artículo. En el momento en el que hay un número importante de personas que usan emuladores y ROMs piratas existe una necesidad/deseo: jugar a juegos antiguos a los que no se puede acceder de otra forma que no sea a través de emuladores, dado que no se comercializan ni los juegos ni las consolas. ¿Por qué no llevar los juego retro a Android?

¿A qué esperamos para lanzar emuladores con juegos legales?

Emulador GBC Android 2

Drastic, el emulador de Nintendo DS, tiene más de un millón de descargas. ePSXe, el emulador de PSX, más de medio millón. MyBoy! Free –Game Boy Advance– más de 10 millones (su versión de pago supera el millón). OldBoy! –Game Boy Color– más de 5 millones (su versión de pago tiene más de 100.000). Son cifras que no podemos dejar pasar por alto. Hay una necesidad, hay una enorme cantidad de personas que quieren seguir jugando a sus juegos de toda la vida y que no pueden hacerlo sin recurrir a la piratería. ¿Por qué no atajar el problema de raíz lanzando un servicio oficial?

Mi propuesta es, usando a Nintendo como ejemplo, la siguiente. La empresa podría lanzar un emulador con una tienda de ROMs a precios reducidos. Teniendo en cuenta que estos videojuegos no tienen más desarrollo, no necesitan actualizaciones, no necesitan un equipo detrás, no tienen gastos de distribución, etc, se podrían lanzar a precio simbólico. Yo, a título personal, estaría dispuesto a pagar 5 euros o así por tener el Pokémon Amarillo en mi Android de forma legal.

El modelo podría ser el mismo que Netflix y su descarga de películas. Podrías descargar y jugar al juego sin conexión usando la propia aplicación oficial. De esa forma se evita 1) la piratería y 2) las posibles infecciones por malware al descargar ROMs piratas. Por no hablar, claro está, de que Nintendo –y demás empresas– sacarían un beneficio de unos juegos antiguos a los que ya no se los están sacando.

Se podría implementar un servicio de guardado de partidas en la nube para que la app fuese multidipositivo, ofrecer soporte para controladores externos… las posibilidades son ilimitadas.

Creo que es una forma de sacar un beneficio del ‘mercado de la nostalgia’ a la vez que le das a tus fans una plataforma desde la que acceder a los títulos de toda la vida. Además, estos jugadores no quieren mejores gráficos, ni música remasterizada, ni nada nuevo. Quieren sus juegos pixelados, tal y como los jugaron en su infancia. Android ofrece la posibilidad de llevar a cabo este proyecto, ¡pero se podría llevar al resto de plataformas como iOS, Windows o Mac! La nostalgia gusta y vende, ¿a qué esperamos?

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal.

¿Pagarías por estar en Facebook? La red social podría introducir un modelo de pago

Facebook Android

Ayer tuvo lugar un hito en el sector de la tecnología y las redes sociales: Mark Zuckerberg, CEO de Facebook, compareció ante el Congreso de los Estados Unidos por el caso de Cambridge Analytica. El famoso empresario se expuso a las preguntas de los senadores presentes en la sala, que –francamente– fueron a hacer sangre. A través de preguntas comprometidas, los senadores fueron capaces de poner al CEO contra las cuerdas y, por cierto, extraer algunas respuestas interesantes. Una de ellas ha sido la posibilidad de que haya una versión de Facebook de pago.

Fue el senador Orrin Hatch el que hizo la pregunta del millón. Hatch le dijo a Zuckerberg que “[Usted] dijo que Facebook sería siempre gratuito […] ¿Sigue siendo este su objetivo?”. El CEO de Facebook respondió lo siguiente:

“Senador, sí. Siempre habrá una versión de Facebook gratuita. Es nuestra misión tratar de ayudar a conectar a todos en todo el mundo y acercar el mundo. Para hacer eso, creemos que debemos ofrecer un servicio que todos puedan pagar”.

Esta respuesta abre la veda a las especulaciones, puesto que es la primera vez que Zuckerberg, y por ende, Facebook, habla de la posibilidad de establecer diferentes modelos de suscripciones. En este sentido, podemos tomar “ofrecer un servicio que todos puedan pagar” como una forma de decir que podría haber dos versiones de Facebook: una de pago sin publicidad y una gratuita con anuncios. De esa forma, Facebook se convertiría en el Spotify de las redes sociales.

Facebook Android 2

Eso concuerda con las palabras que Sheryl Sandberg, COO de Facebook, dijo en una entrevista en la NBC. El medio le preguntó si algún día sería posible que un usuario se excluyese de compartir sus datos con los anunciantes, a lo que Sandberg respondió que “eso sería un producto de pago”. Si a esto le sumas que ni Zuckerberg ni Sandberg han confirmado o denegado nunca la versión de pago de Facebook, tenemos el cóctel perfecto para empezar a pensar que esto podría ser una realidad.

¿Estarías dispuesto a pagar por estar en Facebook?

No es ninguna tontería lo de pagar por estar dentro de Facebook. Pagar por un servicio es la única forma de que dicho servicio no dependa de tus datos para ser viable económicamente, que se lo digan a Spotify o a Netflix. La red de Zuckerberg cuenta con más de 2.100 millones de usuarios, y si cada uno pagase un euro anual por estar en Facebook se generarían 2.100 millones de euros de beneficio, que es un 20% de lo que generó el año pasado.

Facebook Android 4

Si subimos a 10 euros anuales, Facebook generaría 21.000 millones de euros, y si ponemos 10 mensuales serían 252.000 millones. Todo eso asumiendo que todos y cada uno de los usuarios pagasen y que, además pagasen 10 euros en su moneda local. Imagino que no sería el mismo precio en la India que en España o México.

No hay estudios recientes para demostrar que los usuarios estarían dispuestos a pagar por este tipo de servicios, pero eso no significa que no se hayan hecho. En 2011, un estudio demostró que el 37,4% de los usuarios estarían dispuestos a pagar por usar las redes sociales, lo que significa que, extrapolando datos, 785,4 millones de usuarios de Facebook pagarían por ella. A 10 euros mensuales (por poner una cifra que usen otras empresas como Spotify), estos 37,4% de usuarios generarían 94 mil millones de euros a Facebook anualmente, a lo que se le tendría que sumar lo generado por publicidad en los usuarios de la modalidad gratuita.

A título personal, yo estaría completamente a favor de pagar por una red social en la medida en la que sepa que:

  1. No voy a ver ni un solo anuncio.
  2. No me van a afectar los algoritmos de filtrado y voy a poder ver todo lo que publican las personas y páginas a las que sigo.

¿Y tú, pagarías por estar en Facebook?

Fuentes: Techradar, WeAreSocial, Fortune

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal.

Android P, impresiones tras un mes de uso: la clave está en los detalles

Android P, imagen destacada

Mientras escribo estas líneas, el Pixel 2 XL que reposa sobre mi escritorio ejecuta una versión de Android experimental a la que Google se refiere como una alpha, que ni siquiera está pensada para ser usada en un dispositivo físico; Google, de hecho, anima a los desarrolladores a utilizar el emulador incluido en Android Studio para comenzar a hacer su magia y crear aplicaciones compatibles con esta versión del sistema. Sí, lo habéis adivinado, hablo de Android P.

Llevo utilizando la primera versión previa para desarrolladores de Android P en mi móvil personal prácticamente desde el día que Google decidió publicarla. Desde entonces, he tenido tiempo de probar a fondo cada novedad, y sufrir en mi propia piel los –pocos– errores obvios e inherentes de un software en una fase tan temprana de su desarrollo.

Mi primera conclusión tras haber pasado todo este tiempo con Android P, es que esta es la versión alpha para desarrolladores más estable que Google ha liberado en la historia de Android –lo cual dice mucho del nivel al que ha llegado el sistema operativo–. La segunda, es que a día de hoy ni me planteo regresar a Oreoversión que en su momento ya analizamos a fondo–, salvo que un grave error de funcionamiento frustrase mi experiencia por completo. Y para conocer el resto de conclusiones, tendréis que acompañarme a lo largo de las próximas líneas, en las que condensaré mi experiencia y os contaré todo lo que me he encontrado durante estos más de 30 días con Android P.

Estabilidad que sorprende

Como he dicho, una de las primeras conclusiones a las que he llegado al probar Android P durante este tiempo, es que sin duda esta es la versión alpha –es decir, la primera que se lanza tras presentar una nueva versión– más estable que Google ha lanzado desde que existen las Developer Previews. En el pasado, jamás hubiera optado por instalar una versión experimental de Android en mi teléfono personal; en todo caso, hubiera esperado a la segunda versión, la primera proporcionada a través de Android Beta Program.

Sin embargo, en Android P fue diferente. Tan buena fue la acogida por parte de la comunidad que, por algún motivo, deposité mi confianza en Google y procedí a realizar la instalación –completamente limpia, por supuesto–. ¿El resultado? Todo parecía igual de fluido, el 99% de las aplicaciones que uso funcionaban a la perfección –la única que fallaba era Telegram X, debido a una incompatibilidad en el sistema de notificaciones– y, en definitiva, no había ningún problema flagrante que me obligase a regresar a Android Oreo sin mirar atrás. Al menos en un principio.

Hay fallos, pero ninguno de ellos es, en mi opinión, es lo suficientemente grave como para echar de menos Android Oreo.

Pero esto no significa que, si tienes la posibilidad, debas instalar Android P en tu móvil personal. Puede que, al contrario que yo, tú encuentres más fallos de los que voy a mencionar en este artículo –porque sí, los hay, aunque no sean demasiado graves–, o que las aplicaciones que utilizas normalmente muestren incompatibilidades que no estés dispuesto a pasar por alto. Dicho esto, llega el momento de adentrarse en las entrañas de Android P.

Asentando las bases de un nuevo diseño

Creo que está bastante claro que, desde un tiempo a esta parte, Google está trabajando en una evolución de sus líneas de diseño Material Design. En un principio todo comenzó en base a rumores que salían a la luz antes incluso de la llegada de Android P, y poco a poco vimos cómo Google iba redefiniendo los cimientos estéticos de algunas de sus aplicaciones de referencia. Maps fue de las primeras, para luego llegar a Google Play, y próximamente, Chrome y la propia app del buscador.

En cuanto Android P llegó a nuestras vidas, todo comenzó a cobrar sentido: el concepto Material Design 2 se materializaba en forma de una interfaz que, para bien o para mal, era diferente. En pocas palabras, todo es mucho más claro y redondeado, y esto es algo que puede no gustar a muchos usuarios, que ya lo consideran como un cambio a peor, o simplemente piensan que Google ha decidido cambiar el diseño de Android porque sí. Pero dejad que os diga una cosa: no es así.

En Android P, la interfaz es mucho más consistente a nivel de colores y estructuras que en anteriores versiones, aunque queda mucho por pulir.

Partiendo desde la base de que estamos hablando de la primera Developer Preview, y que por tanto es posible que veamos un gran número de cambios a nivel estético en futuras versiones, creo que es adecuado asegurar que, a día de hoy, Android P en su primera versión preliminar es una de las ediciones de Android más coherentes y consistentes a nivel de diseño. Todo tiene sentido: animaciones, colores, menús… Es cierto que algunas aplicaciones adoptan el blanco como tono predominante y dicen adiós a su color característico, lo cual puede dar cierta sensación de monotonía o igualdad excesiva –de ahí el arcoiris de colores en la app de ajustes–, pero si el objetivo es conseguir un sistema operativo coherente a nivel visual, esta es una pérdida que debemos tolerar.

Ajustes rapidos en Android P

Pero entremos en materia: ¿qué ha cambiado a nivel visual con respecto a Android 8? La principal novedad, y de la que los usuarios se darán cuenta en primer lugar, es el nuevo panel de ajustes rápidos. Todas las figuras pasan a ser redondeadas –afines a los iconos del launcher y del sistema, y al resto de esquinas redondeadas que inundan la nueva interfaz–, con el color de acento azul característico de Android –mejor dicho, de los Pixel–, y encontramos una redistribución que no gustará a todos, ya que, entre otras cosas, el acceso directo a los ajustes del sistema ya no será accesible desde el primer panel, sino que habrá que desplegar los ajustes rápidos para poder ver el icono del engranaje y así acceder a la configuración.

Por otro lado, la interfaz al completo se inunda de la tipografía Product Sans, que Google lleva utilizando varios años en algunos de sus productos y servicios, y que ahora llega para reemplazar a la ya clásica Roboto en ciertos puntos de la interfaz. Aunque este es un cambio al que los poseedores de un Pixel estarán habituados, el resto se lo encontrarán como algo totalmente nuevo.

También volvemos a encontrarnos con uno de los cambios con mejor acogida de Android 8.1, como lo es el cambio de tema automático dependiendo del fondo de pantalla. El funcionamiento es sencillo: si el fondo de pantalla es claro, el tema será el original, mientras que si se utiliza un fondo algo más oscuro o negro, algunos componentes de la interfaz de usuario pasan a ser de un gris muy oscuro. Es cierto que no es el tema oscuro o modo nocturno que los usuarios de Android llevamos pidiendo desde hace años, pero es un comienzo, y es posible que gracias a Material Design 2, esta anhelada opción esté más cerca de hacerse realidad.

Claro que no todos los cambios son positivos. Durante estos más de 30 días con Android P, también he podido habituarme a algunos de los detalles menos agradables a nivel visual de Android P. El primero, y probablemente el más criticado desde que existe la nueva versión de Android, es el cambio de posición del reloj en la barra de estado, que ahora pasa a ubicarse en la izquierda. ¿Por qué, Google?

Por otro lado, aunque es de agradecer que Google ofrezca la posibilidad de habilitar un modo oscuro según el fondo de pantalla utilizado, éste se antoja algo escaso. Me explico: al activarse, solamente el cajón de aplicaciones del launcher, los menús de encendido y volumen, y el panel de ajustes rápidos cambian de color. Los ajustes del sistema, el feed de noticias del Pixel Launcher, las notificaciones, y la mayoría de apps de Google, mantienen su fondo blanco cegador con la única misión de derretir tus tus córneas cuando llegas a ellos desde la pantalla de inicio.

Pequeños detalles que se convierten en grandes aliados

Os lo he dicho en el título de este artículo, y os lo vuelvo a repetir: la esencia de Android P está en los detalles. Puede que nada más instalar la nueva versión no encuentres demasiados cambios útiles que vayan a cambiarte la vida, pero conforme pasan los días y te habitúas a las nuevas opciones, puedes llegar a preguntarte cómo has podido vivir durante tanto tiempo sin ellas.

Comenzaré por la primera, y la más evidente. En Android P, al rotar el dispositivo de vertical a horizontal o viceversa, cuando la rotación automática está desactivada, en la barra de navegación virtual aparecerá un icono que te permite rotar el contenido de la pantalla de forma manual.

Rotacion manual en Android P

Tampoco me puedo olvidar de uno de los añadidos que los usuarios llevaban tiempo pidiendo, pero que por algún motivo aún no existía en Android: su nombre es ‘Markup’, y se trata de un editor de capturas de pantalla nativo, que permite dibujar, rotar o recortar las capturas antes de compartirlas con otras personas.

Y hablando de compartir con otras personas, es necesario comentar uno de los cambios que, a pesar de no funcionar del todo bien en esta primera edición, está ahí, y en poco tiempo será una de las características a copiar por el resto de plataformas. Hablo, por supuesto, de las respuestas inteligentes en las notificaciones de las apps de mensajería, que al estilo de Gmail, Inbox o Mensajes de Android, muestra diferentes respuestas predefinidas basadas en el contexto, con las que responder a los mensajes directamente desde el panel de notificaciones.

Lockdown Android P

Las novedades no acaban aún, ni mucho menos. Al subir o bajar el volumen por primera vez en Android P, veréis que todo ha cambiado. Por defecto, el volumen que se modifica a través de los botones es el multimedia, y no el de llamadas o notificaciones. Además, justo debajo del deslizador de volumen –que aparece desde el lateral en el que se encuentran los botones físicos, con una animación muy cuidada–, aparecerá un botón que permite conmutar entre los diferentes modos –sonar, vibrar o silenciar– a través de un solo toque. También se ha añadido la posibilidad de cambiar la salida multimedia a través de la que se transmite el audio, en caso de que haya varias conectadas al teléfono.

Android P incluye más novedades de las que parece a simple vista, pero están tan bien integradas en el sistema que solo recuerdas que están ahí cuando necesitas utilizarlas.

Muy similar en cuanto apariencia al menú de volumen es el panel que alberga las opciones de apagar o reiniciar el dispositivo. En él, se ha añadido la posibilidad de realizar una captura de pantalla rápidamente, además de un nuevo sistema –escondido en los ajustes– que permite deshabilitar temporalmente el método de desbloqueo por huella, y obliga a introducir el PIN o la contraseña configurada como método de seguridad.

Este tipo de pequeños añadidos van más allá, y por mucho que me esfuerce en recordarlos todos, es probable que me deje alguno en el tintero, ya que la mayoría pasan desapercibidos hasta que necesitas utilizarlos, y te llevas una agradable sorpresa al ver que están ahí. Entre ellos, podría destacar la ampliación automática de texto al realizar una pulsación larga sobre una palabra o frase, el brillo automático mejorado, la posibilidad de añadir alarmas desde el panel de ajustes rápidos, un modo Ambient Display rediseñado que ahora muestra en primer plano el contenido de las notificaciones, la aparición del nivel de batería en el modo Always on Display, las nuevas animaciones y mucho, mucho más.

Recuerda: esto es solo una ‘alpha’

Actualmente, y según el calendario oficial, estamos a poco más de tres semanas de que el I/O 2018 abra sus puertas, y Google decida liberar la segunda edición previa para desarrolladores, y primera versión beta de Android P. Esta edición será proporcionada a través de Android Beta Program, y está previsto que solucione la gran mayoría de errores que se encuentran en la actual versión. Además, incorporará cambios cada vez más importantes a nivel de diseño, y añadidos como la navegación por gestos.

Calendario Android P

Y es que, aunque mis impresiones hayan sido generalmente buenas, los errores están ahí. No son demasiado graves, y creo que cualquier persona podría aprender a vivir con ellos –sabiendo, evidentemente, que serán solucionados tarde o temprano–, pero es lógico que haya quien no esté dispuesto a sufrir drenajes en su batería –aunque yo he tenido suerte en este aspecto–, ver cómo el modo Always on Display se activa o desactiva solo cuando quiere, o que la estimación de la duración de batería sea, simplemente, inútil:

Bug en batería en Android P

Por eso, si tienes un Pixel, ya sea de primera o segunda generación, a estas alturas yo, personalmente, no recomendaría instalar Android P DP 1 en un teléfono que se utilice a diario. No por los problemas que pudieran aparecer, sino porque falta muy poco tiempo hasta que Google decida abrir el programa Android Beta, y en ese momento ni siquiera será necesario desbloquear el bootloader para cambiar de versión, además de saber que la mayoría de errores estarán subsanados. Si no quieres esperar, y deseas con todas tus ganas probar las novedades de Android P, lo más recomendable a día de hoy es instalar Android Studio con el SDK de Android P, y comenzar a experimentar con el emulador.

Pero pese a esto, creo que está claro que mi experiencia con Android P ha sido más que positiva. Hacía tiempo que una nueva versión del sistema no me creaba tantas expectativas como esta novena edición, y es que solo unos días con una versión experimental, son más que suficientes para darse cuenta de que el futuro de Android promete, y mucho.

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal.

Por qué el Essential Phone 2 puede ser el mejor móvil de 2018

Essential Phone, camara

El año pasado, Andy Rubin, padre y creador de Android, se lanzó a la piscina lanzando su primera obra, el Essential Phone. Un teléfono con un buen software, potencia bruta desmesurada, pero con una cámara por debajo de las expectativas, y la duda de qué pasaría con su soporte.

Con el paso de los meses, hemos ido viendo cómo Essential ha ido lanzando actualizaciones muy frecuentemente, para mejorar los aspectos del dispositivo de los que se quejaban los usuarios. De hecho, llegaron a evitar la actualización a Android 8.0, para evitar fallos de rendimiento -ejem, no queremos mirar a ninguna marca-, y actualizaron directamente a 8.1.

Essential se mantiene con positividad, muchas ganas de lanzar su nuevo dispositivo, y unas expectativas de crecimiento. Hoy, te damos algunos motivos por los que el Essential Phone 2 puede ser lo mejor de 2018, siempre y cuando cumplan con ciertos puntos.

Porque el software importa, y mucho

Camara del Essential Phone

Actualmente, si queremos un móvil con un software sobresaliente y de gama alta, debemos pagar los más de 900 euros que pide Google por el Pixel, optar por un terminal de Nokia, o por un OnePlus, cuyos precios aumentarán considerablemente este 2018.

Con este catálogo tan escueto, cualquier móvil con “Android Puro” que llegue nuevo al mercado, siempre es visto con buenos ojos, y el Essential Phone 2 no va a ser menos. Hablamos de un terminal con una buena ROM, bien actualizada, y con un rendimiento sobresaliente. Este, es un buen motivo de compra, y ahora que sabemos que Essential cuida al detalle cada actualización vía OTA, desaparecen nuestras dudas en este asunto.

Porque la cámara será lo que debió ser

Essential Negro Mate

Essential parece haber aprendido de sus errores, y es que aunque mejoró bastante con las actualizaciones, la cámara del Essential Phone no es buena, en comparación con sus hermanos de gama alta.

La firma de Rubin afirma que la segunda versión de este terminal vendrá con grandes mejoras en la cámara, por lo que les damos ese voto de confianza, y esperamos que esté a la altura de otros terminales de este año.

Porque el precio a pagar podría ser realista

Essential Phone

El año pasado, Essential puso un precio surrealista a su teléfono, y tuvieron que empezar a bajarlo a razón de, prácticamente, 100 euros al mes. De los 700 dólares que pedía la firma por él, se bajó hasta los 400, una rebaja de prácticamente la mitad del valor total, en un periodo de tiempo bastante corto.

Aunque el Essential Phone sea todo un gama alta, esperamos que este año sean más realistas con el precio. Por 700 euros, en el momento de lanzamiento del Essential Phone, podremos comprar un S9+, un P20 Pro, y muchísimos gama alta que pueden ser más apetecibles a priori.

Porque prometen el mejor diseño que jamás has visto

Andy Rubin deja Essential

Hace un tiempo, te contamos que [el Essential Phone será el smarpthone mejor diseñado que has visto]. La firma comenta que mimará al detalle el aspecto exterior del terminal, y con lo agradable a la vista que es la primera versión del teléfono, tenemos bastante hype por saber cómo será la segunda.

Porque puede ser el Pixel de los que no quieren un Pixel

Essential Phone, parte trasera con pines para móduilos

Aunque no tenga ningún sentido -te lo decimos por experiencia propia-, son muchos los usuarios que se encuentran más cómodos actualizando unos meses tarde, ya que piensan que los Pixel son móviles para los conejillos de indias -algo que no es así, ya que cada versión que lanza Google para su Pixel está más optimizada que la anterior-.

Para ellos, el Essential sería una de las opciones ganadoras -junto a los Nokia de gama alta, con Android One-. Un terminal con buen soporte, pero no inmediato, ¿qué puede salir mal?

Conclusiones

Essential Phone Android

En definitiva, el Essential Phone puede ser la mejor alternativa Android de 2018, siempre y cuando tenga un precio realista, una cámara de nivel, y un apartado estético que enamore a primera vista.

Tenemos muchísimas ganas de ver este teléfono en acción, y es que con el paso del tiempo, Essential nos ha despejado las dudas sobre su buen hacer, y les deseamos los mejores éxitos en sus próximos lanzamientos.

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal.

Esta semana Twitter nos ha dado una lección de cómo debe ser una red social

Xiaomi redmi 5 plus twitter logo

Uno de los sucesos que han marcado esta semana ha sido el tiroteo en las oficinas de YouTube en San Bruno. En Androall cubrimos el minuto a minuto del suceso e informamos cuando se conoció su autoría, pero todo comenzó, como siempre suele pasar, con un tweet. Vadim Lavrusik, trabajador de YouTube, fue el primero en hacerse eco del tiroteo con el tuit que tienes más abajo, un tweet que no tardó en hacerse viral y en llegar a todos los rincones del mundo. A día de hoy, su tweet acumula más de 32.000 retuits y 45.000 ‘me gusta’.

El tweet no solo puso en el mapa el tiroteo en YouTube, sino que movilizó a una enorme cantidad de medios de comunicación, periodistas y usuarios que informaban minuto a minuto de lo que estaba ocurriendo. “Infoxicación”, dirán algunos, “desinformación”, dirán otros, y puede que no les falte razón, aunque desde mi punto de vista, lo que pasó el pasado martes en Twitter es una lección de lo que una red social debería ser: instantánea, cronológica y sencilla.

La cobertura mediática que tuvo lugar en Twitter no habría podido ser posible en otras redes sociales

Aplicacion de Twitter para Android, descargar

Twitter tiene una ventaja que la convierte en la red social por excelencia si lo que el usuario quiere es estar informado: su timeline, feed, muro o como quieras llamarlo es cronológico, lo que significa que los tuits publicados por los usuarios aparecen ordenados de más antiguos a más nuevos. Puede parecer una tontería y, de hecho, estoy seguro de que muchas personas prefieren el algoritmo de Facebook porque les muestra lo que más les interesa, pero no es tan banal si lo que quieres es seguir minuto a minuto un evento o suceso.

Para que veas a qué me refiero, vamos a usar el ejemplo del tiroteo de ayer. Cuando empezó, varios medios comenzaron a informar en directo de lo que estaba pasando a través de fotos, texto, vídeos y testimonios. Con solo buscar la palabra “youtube” o el hashtag “#YouTubeShooter”, cualquier usuario podría seguir la noticia en vivo y participar de forma activa, ya fuera retuiteando fuentes oficiales o aportando contenido propio. Eso habría sido imposible en Facebook, imposible.

Cuando los algoritmos deciden la agenda pública

Como saber todo lo que Facebook sabe sobre ti

Si Vadim Lavrusik hubiese publicado ese mismo tuit en su perfil o página de Facebook, Edgerank –el algoritmo de FB– lo habría filtrado y, posiblemente, al ser solo texto, el alcance del post habría sido ínfimo (Facebook da más alcance a los posts con imágenes y vídeos). En este caso, los medios se habrían enterado de una forma u otra porque, bueno, es la sede de YouTube. Pero supongamos que hubiese sido en un sitio aleatorio con personas con menos seguidores. Supongamos que es un tiroteo en un pueblo perdido de la mano de dios. Solo en Twitter es posible que un tiroteo en dicho pueblo se haga viral y llegue a los medios. ¿Por qué? Por la propia naturaleza de Twitter.

Yo pongo un tuit, alguien lo comparte, a su vez alguien lo comparte, y más, y más, y más. El efecto ‘bola de nieve’ es infinito, porque Twitter no asfixia las publicaciones, no les reduce el alcance con el paso del tiempo. Un tuit publicado en 2011 puede volver a hacerse viral si la persona adecuada lo encuentra –que se lo digan a los políticos–. Sin embargo, el algoritmo de Facebook tiene en cuenta el tiempo que ha pasado desde que algo se publicó, por lo que una publicación de 2011 sería escondida por el algoritmo y nunca vería la luz. Eso, y que remontarse en el muro de una página de Facebook es una tarea hercúlea.

En el momento en que un algoritmo decide qué tiene visibilidad y qué no, es un algoritmo el que está estableciendo la agenda pública, es decir, lo que “tiene que importarte”, es decir, lo que opinas, es decir, te manipula. Ese es el principal problema de Facebook, Instagram y demás redes sociales. Twitter es cronológico, y los pocos algoritmos que tienen pueden 1) desactivarse y 2) evitarse.

Lo que te interesa vs. lo que creen que te interesa

Doogee mix twitter

He hecho la prueba y he intentado informarme y seguir el evento en Facebook de la misma forma que lo hice ayer* en Twitter, ¡y es imposible! Busco “youtube” y me sale “Respuestas ante emergencias” (la función de Facebook para seguir novedades sobre una tragedia como un terremoto o un atentado). Lo primero que me sale es, en este orden, una publicación de la CNN de hace 13 horas, luego otra de ABC News de hace 13 horas, luego otra de Univision de hace 12, luego una de una página de un periodista que no conozco de hace 5 horas, luego una de un tal John (un tipo de Londres como tú y como yo) de hace 6 horas y, finalmente, una publicación de ABC7 News de hace 7 horas.

Lo mismo con el hashtag #YouTubeShooter: una publicación de hace 7 horas, luego una de hace 1 hora y luego otra de hace 13 horas. ¿Cómo vas a informarte y seguir algo en directo en Facebook, si Facebook te filtra el contenido de esta forma? ¡Es imposible! Solo en Twitter, sola y exclusivamente en Twitter, puedes “ver lo que te interesa”. Facebook dice que te muestra “lo que te interesa”, pero en realidad muestra lo que Facebook “cree que te interesa”.

Un ejemplo: si yo soy editor de Andro4all y sigo a iPadizate en Facebook es porque quiero ver lo que iPadizate publica. Que sí, que me interesa Android, pero si yo elijo seguir a iPadizate es porque quiero ver lo que iPadizate publica, me interese más o me interese menos. Si Facebook considera oportuno no mostrarme todo lo que quiero que me muestre, lo mismo es hora de decirle ciao a Facebook y buscar otras alternativas (algo que, por cierto, a día de hoy, ya he hecho).

En conclusión

Facebook para Android

Twitter ha demostrado que, a pesar de no ser la mejor plataforma del mundo, a pesar de tener una interfaz algo complicada y a pesar del ruido que hacen las cuentas troll, es la red social por excelencia. Es la única red que, de verdad, te permite estar al día de todo. La única que te permite saber en todo momento qué y cómo está pasando, que te permite participar y formar parte de una comunidad de usuarios activa.

Instagram, en ese sentido, y aun manteniendo el algoritmo, se está poniendo las pilas con las Stories, pero aun tiene un largo camino que recorrer para ganarle a Snapchat en este sentido. En definitiva, de los usuarios depende estar “medianamente bien informados” o “saber lo que los algoritmos quieren que sepas”. Que cada uno extraiga sus propias conclusiones.

*Este artículo se escribe el miércoles, 4 de abril de 2018.

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal.

24h jugando a PUBG Mobile, y mi opinión ha cambiado por completo

PUBG Mobile Android

Hace unos días, mi compañero y gran amigo Jose García comentaba su opinión y análisis de PUGB Mobile, con el que vengo a discrepar , tras haber jugado unas cuantas horas. Decir que, curiosamente, mi impresión fue exactamente la misma -spoiler de su artículo: no le gustó mucho-, pero con tan solo jugar tres partidas mi opinión cambió por completo.

Hoy, te explico por qué PUBG Mobile es uno de los mejores juegos que puedes instalar en Android, y cómo he pasado de pensar que era una chapuza, a viciarme todas las noches con mis amigos.

PUBG Mobile, una primera partida rara

PUBG Mobile Android (12)

El principal problema que tiene PUBG, es que no estamos acostumbrados a tener tantos controles en un shooter móvil. Estamos acostumbrados a juegos en los que solo hay que disparar, y no a tener que llevar a otro extremo los controles. La curva de aprendizaje es mínima, aunque evidentemente, tiene un hándicap, el tamaño de la pantalla. En concreto, tengo que admitir que juego en pantallas bastante grandes, la de 9,7 pulgadas de mi iPad y la de 6 pulgadas de mi Google Pixel 2 XL. Entiendo que si tu panel tiene menos de 5,5 pulgadas, no vas a tener una buena experiencia, ya que todo estará muy apretado.

La primera partida fue un desastre, no me hacía con los controles, me confundía, disparaba sin querer, dejando al descubierto mi ubicación… Pero a los pocos minutos, todo esto cambia.

Un juego fácil, divertido, y en compañía

PUBG Mobile Android (3)

Me sorprende lo fácil que es ganar en PUGB, y hay varias razones para ello. La primera, es que estoy convencido de que hay bastantes bots en las partidas. Siempre va a ver usuarios que no jueguen bien, pero en algunos casos es descarado. La siguiente, quitando este tema, es que con auriculares, es extremadamente sencillo saber dónde están los rivales. La experiencia estéreo permite averiguar de dónde vienen pasos y disparos, por lo que es casi imposible que te pillen por sorpresa.

Por otro lado, tenemos una facilidad espectacular para lootear. En Fornite, por ejemplo, si aterrizas en una casa perdida del campo, saldrás de allí con la pistola más cutre que puedas imaginar. En PUBG, la casa más pequeña y perdida puede hacer que salgas de allí con casco, chaleco antibalas, primeros auxilios y dos AKM bajo los brazos.

Es muy fácil obtener buen armamento, por lo que podemos empezar a hacer kills desde el primer momento. Otro tema es el de la precisión. En PUBG no tienes que ser preciso, simplemente apuntas más o menos al rival, y lo puedes freir a tiros sin problema. Por último, el tema de poder jugar en Squad es comodísimo. Es mucho más divertido jugar con tus amigos, trazar estrategias, ayudaros unos a otros….

Una experiencia que requiere de un hardware top

Origen PUBG Battle Royale

No, PUBG no necesita un gran procesador para funcionar, pero no permite forzar los gráficos, y obliga a que uses los que recomiendan para ti. Por ejemplo, mi iPad podría mover perfectamente los gráficos más altos, pero me obliga a jugar con los medios, y me siento un poco en 2015. En el Pixel, con los gráficos al máximo todo cambia, y aunque no sea un juego que destaque por su espectacular apartado gráfico, evidentemente, al máximo rinde mejor.

Con esto quiero decir que si tu móvil es de una gama media o baja, no vas a disfrutar del juego como otros usuarios, algo que es lógico. Sin embargo, podrás jugar perfectamente, siempre que tengas en cuenta que necesitas una conexión a internet decente.

En definitiva, mis 2h antes de dormir van para PUBG

PUBG Mobile Android (15)

No falla, termino de cenar, abro Telegram, entono el ¿vamos al PUBG?, y en unos minutos estoy jugando con mi squad. Un juego gratis, divertido, en el que es fácil ganar para todo el mundo. Nos alegramos de que este juego haya aterrizado en Android, dejándonos caer que quizás un Razer Phone o similares no son tan mala idea, teniendo en cuenta las entregas que están por llegar.

Y tú, ¿qué opinas del PUBG?

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal.