Por qué un nuevo Google Pixel fabricado por LG sería una gran noticia para todos

Hace solamente unos días, saltaban todas las alarmas relacionadas con los futuros smartphones de Google al conocer una noticia que nos pillaba por sorpresa: al menos uno de los próximos Google Pixel, estará fabricado por LG. Tal y como pudieron descubrir desde 9to5Google, la gran G habría decidido abandonar a HTC en el desarrollo de uno de sus próximos terminales, con el fin de elegir a la surcoreana, con quien ya ha mantenido una estrecha relación durante varios años, y que será la encargada de crear el Pixel de mayor tamaño de esta segunda generación.

Según la información que tenemos a día de hoy, este terminal, bajo el nombre en clave “Taimen”, habría sido concebido en un principio como un proyecto a parte de los Pixel y Pixel XL de este año 2017. Sin embargo, solamente unos días atrás, Google habría decidido desechar el que sería el Google Pixel XL2, y sustituirlo por “Taimen”, el smartphone fabricado por LG.

Y es por ello que hoy, a pesar de que aún faltan unos cuantos meses hasta que los Google Pixel de segunda generación vean la luz, hemos querido pararnos a pensar y reflexionar sobre la elección de LG para la fabricación del Pixel XL2, y hemos llegado a la conclusión de que, sin duda, es una gran noticia para todos.

¿Cómo será el Google Pixel XL2 fabricado por LG?

Google Pixel XL, análisis, características y dónde comprar

Antes de ahondar en las especulaciones, debemos recordar que los Pixel no son Nexus. Es decir, en esta familia de terminales, es Google quien diseña y elige los componentes que incluye el dispositivo, por lo que la libertad del fabricante a la hora de crear el terminal no es tan amplia como en el caso de los ya desaparecidos Nexus. A pesar de ello, según los primeros rumores y filtraciones, “Taimen” contaría con una característica compartida con el actual buque insignia de LG, el G6, muy relacionada con su pantalla, de la que hablaremos después.

Sin embargo, a día de hoy ya hemos conocido una buena cantidad de detalles sobre este terminal bajo el nombre “Taimen”. De hecho, solamente unos días atrás pudimos conocer algunas de sus especificaciones, entre las que encontraríamos el procesador Qualcomm Snapdragon 835, 4 GB de memoria RAM y 128 GB de almacenamiento interno.

Pero la ronda de filtraciones no acababa ahí, ya que gracias a esta información supimos que la pantalla del terminal sería de 5,6 pulgadas con una resolución QuadHD+ 2.560 x 1.312 pixeles, lo cual resulta en un formato de aspecto de 18:9, de forma similar al panel FullVision con el que ya cuenta el LG G6, actual smartphone estrella de la firma surcoreana, y con el que muy probablemente contarán los próximos V30 y G7 de LG, estando el lanzamiento del primero de ellos previsto para agosto, solo unos meses antes de la aparición de los nuevos Pixel.

Por otra parte, ¿adivináis por quién estará fabricada esta pantalla? En efecto, como ya pudimos conocer hace unos meses, será LG la encargada de proporcionar paneles OLED a Google para su nueva generación de terminales, que a su vez, además de integrar esta misma tecnología de paneles en los LG G7 y LG V30.

¿Adiós a los problemas de producción?

Google Pixel XL, análisis, características y dónde comprar

Pero pasemos a la parte importante de todo este asunto: la producción de la primera generación de los Google Pixel ha sido, simplemente, lamentable. Y no porque una gran cantidad de países del mundo se hayan quedado sin recibir los dispositivos, cosa que podemos entender al tratarse de un proyecto “recién nacido”, sino porque, incluso en los países donde sí se han comercializado, muchas personas no han podido adquirir una unidad debido a la falta de terminales en stock.

¿Y quién ha sido el culpable de esta falta de producción? Muy probablemente, la taiwanesa HTC. Si bien es cierto que la compañía no anda corta de experiencia en cuanto a la fabricación de terminales, a día de hoy no pasa por su mejor momento, precisamente, lo cual podría haber afectado negativamente a la producción y distribución de los Google Pixel, causando así frustración entre los usuarios, y pérdidas –o más bien, falta de ingresos– en las arcas de la gran G.

Y es por este motivo por el que la elección de Google por parte de LG para crear su nuevo teléfono tiene todo el sentido del mundo. Durante varias generaciones, con los Nexus 4, Nexus 5 y Nexus 5X, la coreana ha ayudado a Google a desarrollar sus terminales, con unos resultados más que correctos, y esta es una muy buena oportunidad para repetir estos mismos pasos y hacer que, por fin, el nuevo Google Pixel XL2 –o el que sea su nombre finalmente–, se convierta en el smartphone de Google que todos estábamos esperando, mientras que la gran G puede obtener los beneficios esperados gracias a la posibilidad de producir todos los dispositivos deseados y distribuirlos alrededor del planeta.

Conclusiones

Aún es muy, muy pronto para confirmar nada sobre los próximos Google Pixel. Sin embargo, las pruebas están ahí, y que el smartphone de mayor tamaño de esta nueva generación de terminales esté fabricado por LG, en nuestra opinión, es una gran noticias para todos los fieles seguidores de la gran G y su línea de teléfonos móviles, y de Android, en general, pues, gracias a las capacidades de la firma surcoreana, esta vez sí, tendrían la posibilidad de hacerse con uno de los terminales made by Google.

Artículos relacionados

Encuéntralos al mejor precio en las mejores tiendas.

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal.