No, Apple tampoco se libra… ¡He aquí la primera explosión de un iPhone 8!

iPhone 8 y 8 Plus

Llueve sobre mojado en el trono de los smartphones. Apple tampoco se ha librado de los temidos problemas de juventud de un dispositivo estrella, y esta vez el afectado es su nuevo iPhone 8, que según han recogido algunos medios ha registrado ya, al menos, la explosión de una unidad en Taiwán.

Un suceso grave aunque de momento se trate de un caso aislado, y que no debería hacer saltar las alarmas pero sí llevar al mercado a la reflexión. No es el momento más idóneo para ver de nuevo baterías “explosivas”, y es que todavía están muy frescas las imágenes de los malogrados Galaxy Note 7, que auguraban un mayor control de calidad para evitar casos de extrema gravedad como la explosión de un smartphone.

Samsung Galaxy Note 7

Nunca ha pasado nada, la mayoría de estas explosiones se han producido normalmente en el proceso de carga, pero un smartphone lo llevamos siempre encima y pensar que podría incendiarse o explotar no nos hace sentirnos demasiado seguros con nuestro ordenador de bolsillo.

Los chicos de Samsung prometieron aprender de un bochorno de clase mundial, y volvieron a la mesa de diseño con un Galaxy Note 7 renacido meses después, que llegaba de nuevo a las estanterías para demostrar la seguridad de los teléfonos del gigante coreano. En cuanto a Samsung, premio al control de calidad, pues ni sus Galaxy S8 ni el reciente Galaxy Note 8 han tenido problemas serios en su puesta de largo en el mercado.

Eso sí, ningún fabricante está fuera de peligro, y sabiendo que la mayoría de proveedores de componentes son los mismos para los principales fabricantes de teléfonos, no es extraño que haya vuelto a suceder.

Apple tampoco se ha librado…

Los simpatizantes de Apple se lo tomaban con humor cuando el año pasado Samsung intentaba explicar el motivo por que se incendiaban sus Galaxy Note 7, pero esta vez les tocará bajar la oreja con el primer caso de un iPhone 8 que ha explotado conectado a la red eléctrica. No sólo eso, pues como nos contaban los compañeros de iPadizate, otro iPhone 8 Plus se dobló dañándose seriamente a causa de una batería hinchada debido al calor generado en el proceso de carga.

La primera en reportar el problema fue la señora Wu, una mujer taiwanesa que compró un iPhone 8 e intentó cargarlo un par de días después conectando el cargador y cable originales, pero que desgraciadamente vio como el dispositivo estallaba sin motivo.

Como veréis en las fotos, ambos casos son similares, y en ambos el iPhone no se quemó ni se partió, pero sí ambos dispositivos sufrieron daños estructurales e incluso el desprendimiento de la pantalla debido a un aumento de tamaño inusual de la batería. La usuaria taiwanesa ya ha puesto el dispositivo en manos del servicio oficial de Apple, aunque de momento no se conocen las causas de la explosión interna de la batería.

Lo que sí ha trascendido es que los mismos proveedores de baterías de Samsung han suministrado este componente para los iPhone 8 y 8 Plus, y aunque no se puede afirmar nada de momento, todo parece indicar que se trata de casos similares a los sufridos por el Galaxy Note 7. Eso sí, de momento casos aislados y que no deben hacer que cunda el pánico.

Prácticamente todos los dispositivos sufren problemas en las primeras tiradas

No queremos dilapidar a unos fabricantes y exculpar a otros, tampoco asustar a los usuarios, sino más bien romper una lanza en favor de todos y cada uno de los fabricantes. Todos los smartphones han sufrido problemas en su nacimiento, o al menos prácticamente todos.

¿Nadie recuerda las muertes súbidas de los Galaxy S3 o el ‘bendgate’ de los iPhone 6? Podemos pasar también por las pantallas con manchas amarillas de los primeros Sony Xperia S, o detenernos en las explosiones del Galaxy Note 7 o el famoso ‘pengate’ de su anterior generación, el Note 5.

Sea como fuere, los usuarios debemos exigir mucho más a los fabricantes, máxime cuando los precios de la gama alta no han parado de subir hasta superar los 1.000 euros, y no tanto en especificaciones y potencia sino más bien en seguridad y control de calidad. No cabe duda de que los teléfonos de última generación han elevado el nivel de los acabados, pero los materiales ‘premium’ para la carcasa no deberían suponer fallas de seguridad tan graves como las que hemos visto últimamente.

Veremos cómo evoluciona el problema con los iPhone 8, de momento aislado, y veremos si la firma de Cupertino se ve obligada a tomar medidas excepcionales.

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal.